FacebookTwitterLinkedinLinkedinLinkedin

Pintar con pasteles sin morir en el intento

Pintar con pasteles sin morir en el intento no significa que se trate de una técnica arriesgada. Al contrario, el pastel es un material accesible y agradecido para quien se inicia en el mundo del dibujo. Lo que sí que es cierto es que puede resultar algo sucio a la hora de ponerlo en práctica. Hace falta método y organización con los pasteles, por lo que aquí os dejamos algunos pequeños trucos para preparar el material y así dibujar limpia y libremente!

El papel: Mejor si el papel se sujeta con pinzas a una tabla de dibujar, para tener fijada la hoja y así no manchar vuestro trabajo. Si inclináis la tabla evitáis que el polvo que desprendren los pasteles se mezcle con el dibujo. El papel para pasteles está disponible en diferentes gramajes y variedad de texturas, pero ha de ser más bien rugoso ya que el pigmento no puede adherirse a una superficie completamente suave. Podéis descubrir en Michel nuestro extenso catálogo de papel para esta técnica!

Colores: Se trata de un material muy frágil, por lo que para que se conserve en buen estado se recomienda tenerlo siempre en una caja compartimentada o incluso rellena de granos de arroz. También se puede partir en dos para que sea más resistente a la hora de pintar.

Borrar: En caso de error es difícil borrar completamente el pastel, pero se puede usar la goma moldeable. Lo bueno de esta técnica es que los colores se mezclan muy bien por lo que, una vez la zona esté borrada al máximo siempre se puede pintar por encima con otro tono sin que se note. La goma se puede substituir por miga de pan fresco, que no daña la superficie del papel. Porque una cosa muy importante a tener en cuenta es que nunca hay que apretar al borrar. También, si el color no se ha aplicado con fuerza se puede usar un pincel para retirar el mayor número de partículas.

Aplicación color: Este es uno de los atractivos de esta técnica, que se pueden usar los dedos directamente. Hay que procurar tener cerca un trapo limpio, ligeramente húmedo, para ir limpiando la mano cada vez que se quiera cambiar de color. En vez de los dedos también se pueden usar difuminadores, cilindros hechos de capas de papel.

Categorías: 

Tags: